Imagen promocional de 'Boyhood' -Richard Linklater (2014)

‘Boyhood’: entre realidad y ficción

No es ninguna sorpresa que recientemente Boyhood: momentos de una vida se haya alzado favorita del año por la asociación de críticos de Nueva York. Si bien no ha sido la más plagada de efectos especiales o la más rompedora que hemos encontrado en la cartelera a lo largo del año, sí que se ha ganado un pequeño sitio en la lista de las más destacadas del 2014. ¿Qué tiene Boyhood que las demás no tengan? Aparte de una historia cautivadora y unos personajes redondos y verosímiles, la increíble paciencia de su director y guionista, Richard Linklater, para realizarla. Resulta sorprendente cómo la sencilla idea de grabar a una familia ficticia durante doce años de su vida se pueda resumir en una película de dos horas y media, plagada de detalles y momentos llenos de naturalidad, con los que cualquiera se puede identificar.

Pero vamos por partes, Richard Linklater ya había demostrado con anterioridad que lo suyo no eran los blockbusters o lo comercial, sino que iba por una línea mucho más independiente, como ya habíamos visto en películas como Slacker o It’s Impossible to Learn to Plow by Reading Books en las que, a través de situaciones cotidianas, iba por un camino que rozaba la línea documental o, en el caso de la segunda, una intención más experimental. Pero no fue hasta el gran éxito que tuvo en 1995 con Antes del Amanecer, una película independiente de bajo presupuesto, que se llevó el premio del Oso de plata en el festival de Berlín, con la que empezaría una trilogía en la que el romance no era el verdadero protagonista, sino el tiempo. Si con Antes del Amanecer empezaba una bonita relación, en Antes del Atardecer, rodada nueve años después, la retomaba para mostrarnos un futuro incierto, que más tarde (nueve años más) le pondría el broche final.

Así pues, no sorprendió mucho a sus fans cuando anunció el estreno de Boyhood. Una película en la que se había tomado doce años para rodarla con los mismos actores, entre ellos: Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Ethan Hawke y Lorelei Linklater (su propia hija). Marcando así un hito en la historia del cine, grabando una semana cada año, desde 2001 hasta 2013. El resultado fue esta increíble película, que nos habla sobre la familia, pero en especial sobre la infancia y la maduración.

 

Imagen promocional de 'Boyhood'- Ellar Coltrane cada año de rodaje

Imagen promocional de ‘Boyhood’- Ellar Coltrane cada año de rodaje

 

Es curioso cómo su protagonista, interpretado por Ellar Coltrane, encuentra en la fotografía una de sus pasiones y mayores aficiones, detalle que funciona como auto-referencia al cine de Linklater. Si el mensaje más claro de Boyhood es que la vida está compuesta por esos pequeños momentos que ocurren entre lo que consideramos grandes acontecimientos, bodas, cumpleaños o graduaciones, la fotografía toma un papel importantísimo, ya que es un instrumento que ayuda a congelar esos momentos en recuerdos. Y es en parte donde reside la belleza de la película y el hilo conductor de la narración. Es decir, lo que para nosotros son pequeñas cosas, en el tiempo, analizándolo desde un punto de vista más objetivo, se trata de escalones que vamos construyendo hasta llegar al punto en que lo importante ya ha ocurrido.

Jean Cocteau decía que el cine era “filmar a la muerte haciendo su trabajo”, más allá de eso podemos atrevernos a decir que Linklater en el proceso ha filmado también el amor en todas sus formas, pero también el crecimiento y la maduración. Dotándole de un nuevo sentido a la frase de Cocteau, Linklater ha sabido mostrarnos un punto de vista más natural, pero también más humilde, sobre el cine y sobre la vida como una línea de tiempo que tenemos que aprovechar.

 

Director y protagonista en el último día de rodaje.

Director y protagonista el último día de rodaje.

María Bustos Segarra

María Bustos Segarra

Tres cuartas partes de mi cuerpo son agua, el resto es cine. Estudiante de Comunicación Audiovisual y fotógrafa en mis ratos libres.
María Bustos Segarra

Latest posts by María Bustos Segarra (see all)

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Fotografías:  Revista Roulette – New York Times Magazine – The Lighting Mind […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *