artículo sobre el artista egon schile por Jordi Machi

Egon Schiele, el hombre que amaba a las vaginas

egon schiele jordi machi

Mujer con medias negras (Egon Schiele, 1913). Gouache.

Egon Schiele es un gran artista íntimo, el artista de las medias. Schiele nació en la Austria expresionista donde defendía la libertad individual, la primacía de la expresión subjetiva, el irracionalismo, el apasionamiento y los temas prohibidos, lo morboso, demoníaco, sexual o pervertido y su obra se centra especialmente en la mujer y en el desnudo. Un joven Schiele se impregnaba en sus primeros años de las investigaciones sobre la sexualidad de Sigmund Freud y de los sueños sensuales de Gustav Klimt que hacia el año 1905 se encontraban en su auge artístico. Schiele aprendió de ellos el respeto por el sexo y la mujer a un nivel sublime, apreciable en los dibujos en los que se exalta a la fémina sexual sin censura ni tapujos. Su línea es sumamente importante e impone el erotismo de una forma pornográficamente hermosa.

Egon Schiele, el hombre que amaba a las vaginas. Este artista de arte erótico bien hubiera podido ser catalogado como un gran voyeur masculino, pues su amor por las mujeres y por los atributos sexuales femeninos lo distinguen como un artista que no sólo sentía deseo por las mujeres sino que realmente sentía adoración por ellas, marcando así la diferencia con muchos otros maestros del arte que también sentían pasión por las mujeres pero que a la vez les inspiraban odio o miedo. Egon siempre las exaltó y las admiró y quizás es por ello que el artista es considerado por muchos como un pintor feminista al poner a la mujer en el centro de su arte y de su mundo.

En su retrato Mujer con las Medias Negras de 1903 , su modelo se reclina de costado y perfilando bien el cuerpo como si intentase esquivar alguna dificultad. Sus piernas están cubiertas por unas medias que contrastan con las ligas de color rojo brillante y se abre hacia el espectador mostrando su gloriosa vagina rosa. Posiblemente su obra más conocida sea Dos mujeres que se abrazan de 1915. Dos cuerpos femeninos muy provocativos con poses desencajadas para confundir la espacialidad.

Lo apasionante del arte de Schiele es que, para él, el sexo es hermoso y cada trazo es poético. Las formas humanas se muestran como un pedazo de carne de ángulos extremos y fuertes trazos, los dedos y miembros torcidos de forma angustiosa. Schiele hace especial hincapié en los angulosos huesos de las caderas, de las costillas y de las articulaciones que dan más dramatismo a su obra.

Es el maestro de la línea. Hay una batalla constante entre el contorno y los colores, la forma y la textura, pero su fuerte línea siempre es la protagonista de sus obras y es la que las hace tan impactantes. Esta es totalmente controlada por el artista creando y jugando intencionadamente con la sensación de dolor, malestar o delicadeza al aplicarla con diferente intensidad o grosor deliberadamente. Es un arte carnal, centrado en el cuerpo, muy alejado de cualquier símbolo divino o creencia religiosa y muy cerca del ateísmo. Parece que lo único que importa para el artista es la vida corporal. Podría decirse que fue uno de los mejores retratistas del arte contemporáneo. Retrataba a sus compañeras, a sus amantes y a prostitutas en posturas más que incomodas. Es fascinante ver cómo las obras se parecen físicamente a sus creadores, creo que nos pasa a todos los que nos dedicamos al arte. Todos dejamos algo de nosotros en nuestras creaciones, y es que la similitud de las fotos reales de Egon que nos quedan, junto con las pinturas del artista, nos muestran un joven que bien podría ser uno de los modelos de su obra. Todos sus retratados parecen estar bellamente demacrados, con un delicado aspecto enfermizo.

Desgraciadamente, la sociedad de su época no llegó a entender bien su arte. Schiele fue encarcelado y su arte tachado de pornográfico. Sin embargo, este castigo no hizo más que radicalizar al artista, muy convencido de sus valores y de la belleza de lo que hacía. Como Freud dijo, la curiosidad fue el origen del deseo sexual, y bien sabido es que la curiosidad es también símbolo de inteligencia, y en el caso del inteligente Schiele fue esta la que lo llevó a pintar mujeres tan sexuales. Y es que Schiele ha sido malinterpretado erróneamente y sus obras ignoradas casi prácticamente hasta hoy en día a causa de los tabúes sociales.

No hay nada más deprimente que darse cuenta de que por su edad algunos de los artistas más exitosos habían llegado a tal genialidad en su obra. Con menos de tres décadas de vida, Egon Schiele creó una serie de pinturas y dibujos tan poderosos en su ejecución que siguen emocionando un siglo después de la muerte del artista. Creo que la fuerza de Schiele reside en el sufrimiento real que sentía por su arte y que logra transmitir a través de sus creaciones, donde se pueden apreciar su angustia y sus deseos. Murió de gripe en 1918 con sólo 28 años, pero su deseo vivirá para siempre.

 

Mujer agachada con pañuelo verde, 1914,

Mujer agachada con pañuelo verde (Egon Schiele, 1914).

 

6-Two_women_embracing jordi machi

Mujeres abrazándose (Egon Schiele, 1915).

 

desnudo-femenino-1914-egon-schiele1

Mujer tumbada (Egon Schiele).

Jordi Machi

Jordi Machi

Artista plástico at http://www.jordimachi.com
Soy un apasionado del arte y tengo la suerte de poder dedicarme a ello. Me pregunto quién me he creído para considerarme brillante, talentoso y sensacional, pero la verdadera pregunta sería quiénes nos hemos creído para no serlo.
Jordi Machi

1 comentario
  1. Riccardo
    Riccardo Dice:

    Schiele escribió en su diario “Así que saco de mí mismo más y más, cada vez más, cosas que parecen aún más infinitas, para que el amor que constituye el todo me enriquezca y me conduzca a ese punto de donde soy atraído por instinto.”

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *