petrus-cesar-delgado

El arte háptico. De lo visual a lo táctil

«Cuando la vista es deficiente, el ciego tiene que recurrir al oído, al tacto y al olfato para informarse. Se les debe ayudar a reunir la información que le den los demás sentidos para llegar a comprender el mundo» 

Anónimo

La percepción háptica es el conjunto de sensaciones, no visuales, que experimenta un individuo para recibir información. Se trata de un sistema de procesamiento de la información por medio de la percepción táctil, utilizado a menudo por las personas ciegas para relacionarse con el mundo que les rodea, y especialmente necesario para entender el arte. Viene de la raíz griega háptō, relativo al tacto, y se refiere a diferentes sensaciones, captaciones y percepciones que se dan por medio de este sentido.

Esta habilidad, si se desarrolla desde temprana edad, permite reconocer diferentes objetos y situaciones con enorme rapidez y precisión. La percepción háptica es un sistema muy complejo a través del cual el receptor da contenido a la información que llega a su cerebro desde los diferentes sentidos.

Este sistema también es conocido como tacto activo, encargado de codificar la estimulación que llega a través de los receptores cutáneos. Estos receptores proporcionan al individuo información útil sobre los estímulos que le rodean. El tacto activo permite percibir la configuración completa del objeto, pudiendo conformar una imagen mental del objeto explorado y entender su forma, dureza, textura… El movimiento es imprescindible en la percepción háptica, ya que hablamos de un procedimiento plenamente exploratorio. Cuando las personas ciegas desean obtener información a través del sistema háptico, el movimiento de las manos es esencial para poder extraer la información necesaria de los objetos. A través de él, se asimilan una serie de datos y sensaciones que serán la base del aprendizaje y conocimiento de las personas ciegas.

Diferentes estudios han demostrado que el sistema háptico tiene que integrar la información que ha ido adquiriendo de forma escalonada y no de forma automática como trabaja la visión. Esto supone una limitación porque para captar la misma cantidad de información se requiere más tiempo y concentración.

“La mayor precisión de los sujetos invidentes, con respecto a las personas con visión normal, parece deberse a que aquéllos utilizan mejores estrategias de exploración, debido probablemente a su mayor experiencia con los estímulos hápticos como consecuencia de la pérdida de la visión” Soledad Ballesteros.

Precisamente el tacto es especialmente importante en el campo del arte; no solamente para que las personas con dificultades visuales puedan acceder a él, sino a la hora de crear, como es el caso del artista César Delgado, ciego total desde temprana edad. Él utiliza la percepción háptica como una herramienta más de trabajo, supliendo así la falta de visión.

"Petrus" de César Delgado . Imagen cedida por el artista.

“Petrus” de César Delgado . Imagen cedida por el artista.

En palabras del propio Delgado, lo háptico es algo fisiológico. Podría considerarse como la simbiosis del tacto (con su enorme complejidad y diversidad de percepciones) y la “sensibilidad cinestésica” o “propioceptiva”.

Es el responsable del Centro Háptica de Investigación Propioceptiva, lugar creado para el ensayo de creaciones plásticas a través de la percepción táctil. En este centro ha realizado numerosas creaciones artísticas desde la ceguera. Sus investigaciones en torno a este tema han llevado a Delgado a ser uno de los mayores exponentes del arte háptico. Utiliza el tacto como herramienta para la creación, desplazando la idea de que la pintura o la escultura pertenecen a las artes visuales, para atribuirles el criterio de arte táctil. Esto lo demuestra con su obra, sumamente sensitiva, cargada de fuerza y dinamismo pero sin perder un ápice de sensibilidad, trabajada desde la visión háptica y no a través de la visión óptica.

“Salomé Mantis” de César Delgado. Imagen cedida por el artista.

Antes de abordar de una manera práctica la accesibilidad en el arte, es necesario conocer las diferentes vías que utilizan las personas con discapacidad visual para acceder a él, si realmente se quiere crear una sensibilidad artística entre las personas con deficiencia visual. Las personas ciegas utilizan diferentes sistemas de percepción, como el háptico, y es necesario conocerlos para conseguir la inclusión plena de todas las personas. La discapacidad no debería plantearse como una limitación, sino que debe empezar a considerarse como un factor de diversidad y por lo tanto de enriquecimiento social y cultural.

El arte háptico demuestra que hay muchas formas de ver. Existen obras que trabajan otros canales, más allá del considerado principal: la vista. Una vez que somos conscientes de percepciones sensitivas que transcienden lo visual, es posible entender la diversidad y los diferentes modos en los que la información puede ser procesada.

Un Ojo para el Arte

Un Ojo para el Arte

Somos profesionales y apasionadas del arte y buscamos difundir una cultura para todos. Creemos en la necesidad de hacer un ejercicio de empatía si se quieren crear espacios y museos abiertos a todas las personas. Soñamos con el arte para todos los sentidos.
Un Ojo para el Arte

Latest posts by Un Ojo para el Arte (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *