arpita singh

El minimalismo radical de la India y Pakistán

El año pasado, el Museo Reina Sofía de Madrid organizó la más importante retrospectiva de la artista india Nasreen Mohamedi. En 2016, la exposición viajó al Metropolitan Museum of Modern Art de Nueva York como uno de los eventos de inauguración de su nuevo espacio, The Met Breuer. Mohamedi, que murió en 1990, es una de las artistas más importantes de las que surgieron en la postindependencia de la India, célebre por sus dibujos en blanco y negro. Su producción artística presenta un compromiso singular y sostenido con la abstracción y su práctica minimalista no sólo es una aportación de gran valor a la historia del arte del sur de Asia, sino que también exige una expansión de las narrativas del modernismo internacional. Mohamedi merece la atención.

En las décadas de 1970 y 1980, cuando las tendencias figurativas y narrativas mantuvieron el dominio dentro de la comunidad del arte indio, intuitivamente se dedicó a una producción gráfica y abstracta. Fue a través de una miríada de exploraciones que la estética de Mohamedi alcanzó su apogeo. Su perspectiva cosmopolita le permitió recurrir a una variada gama de sensibilidades estéticas, desde la poesía de Rilke y Camus, así como la música clásica de la India, a la arquitectura modernista del Chandigarh de Le Corbusier.

 

Nasreen Mohamedi - Lines among lines

Nasreen Mohamedi, Lines among lines

 

Ninguno de sus contemporáneos logra el formalismo extremo de Mohamedi. Un delicado conjunto de dibujos sin título realizados por Arpita Singh a finales de los 70 se acercan a las obras de Mohamedi, pero el enfoque de Singh es menos eficaz, pues sus minúsculos trazos negros se armonizan como un tejido textil. Formalmente, más cerca están los dibujos de Dashrath Patel (fundador y secretario del Instituto Nacional de Diseño en Ahmedabad), aunque no son tan complejos como los de Mohamedi.

La creencia común de que la estética empleada por estos artistas de la India fue influenciada por el minimalismo americano es incorrecta. Las condiciones socioeconómicas específicas que guiaron el trabajo de los artistas americanos no habrían tenido la misma resonancia por sus homólogos del sur de Asia, cuyas innovaciones se desarrollaron a partir de su propio contexto.

 

Dashrath Patel

Dashrath Patel

 

La poco conocida artista paquistaní Lala Rukh, que vive y trabaja en Lahore, en Pakistán, es un claro ejemplo de esta afirmación. Rukh se formó en la Universidad de Punjab y, más tarde, en la Universidad de Chicago. Después de graduarse en 1976, regresó a Pakistán, en un momento de islamización severa bajo la dictadura militar del general Zia ul Haq. A lo largo de la década de 1980, y sin darse cuenta de la obra de Mohamedi hasta el final de esa década, Rukh completó una serie de dibujos que se hicieron cada vez más mínimos. Realizados con rapidez utilizando un lápiz Conté, las líneas de Rukh son apenas perceptibles. Aunque aparentemente abstractas cuando se observan en su totalidad, las obras evocan el cuerpo humano en movimiento. Puesto que el Islam ortodoxo prohíbe la representación visual de la forma humana, esta es una abstracción con una fuerte carga política. El trabajo austero de Rukh no fue bien recibido en Pakistán. Las reacciones fueron casi hostiles.

En 1981, Rukh comenzó su compromiso con el activismo político como co-fundadora del Women’s Action Forum (WAF), una organización no partidista paquistaní que combate la violencia y la discriminación contra las mujeres. También se dedicó a la enseñanza en la Escuela Nacional de Artes de Lahore, de la que recientemente se retiró. Aunque el dibujo está en el núcleo de la práctica de Rukh, ella también trabaja con la fotografía (“Sand Paintings”, 2000) y la grabación de audios. Para su serie de dibujos “River in an Ocean” (1992-93), utilizó papel fotográfico, que confiere a su sutil y argéntea representación del océano una calidad luminiscente. Últimamente ha estado trabajando con un frágil papel negro carbón. Rukh considera las arrugas y pliegues en la superficie del papel y los incluye en su proceso creativo. Las ondulaciones del papel se unen con su representación de la luz de la luna reflejada por un mar nocturno.

 

Lala Rukh - Untitled

Lala Rukh – Untitled

 

Rukh también ha desarrollado una forma personal de caligrafía en su serie “Hieroglyphics”, en curso desde 1995. En estos sencillos dibujos abstractos, las series de símbolos se asemejan a estructuras musicales (tal vez influenciada por su padre que fue el director de la All Pakistan Music Conference). Afirma que haber observado la obra de John Cage mientras estudiaba en Chicago tuvo un impacto significativo en su imaginación. La reciente inclusión de Rukh en la 12ª Sharjah Biennial y en “In Order to Join: The Political in a Historical Moment” en el Goethe Institute y CSMVS en Mumbai la sitúan, en cierta medida, dentro un contexto regional e internacional, pero requiere de una mayor investigación académica. Cuando un coleccionista le preguntó por qué trabaja con formas mínimas, Rukh simplemente respondió “continúa mirando por la noche, entonces empezarás a ver mucho más”. Es un sano consejo para un mundo perpetuamente distraído.

 

Riccardo Giamminola

Riccardo Giamminola

Autor at mirandoelarte
Crítico, periodista, comisario, blogger o simplemente locamente enamorado del arte. Arte no solo como placer estético, sino como espacio de confrontación e intercambio social y cultural.
Riccardo Giamminola

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *