la distancia

La distancia: Surrealismo low cost

Si hay algo que podemos extrapolar de La Distancia es que nada es tan simple como parece. Si la cinta de Sergio Caballero nos parece proponer en sus comienzos la estructura narrativa de una película clásica de robos, pronto deriva hacia una obra que combina la ciencia ficción y el surrealismo a partes iguales, ofreciéndonos una de las propuestas más osadas del año.

La historia nos pone en el papel de tres personas con enanismo, desplazados a una central térmica en Siberia con el fin de robar un misterioso objeto custodiado por un guardia y que recibe el nombre de La Distancia. Pero este argumento solo sirve de pretexto para construir una obra cuyo interés reside en el modo de representación y el arte plástico.  No es una película para entender y en la que aferrarse al guión, sino que es una obra para disfrutar más allá del entendimiento, una obra de autor que pretende reflexionar sobre el arte contemporáneo, como ha expresado Sergio Caballero en numerosas entrevistas. En este sentido, la película se relaciona con el cine de vanguardia y las experiencias con las artes plásticas y las performances, de las que bebe directamente. Hay elementos del film que nos remiten a America loves me and I love America, la performance de Joseph Beuys en la que convivió 7 días con un Coyote.

El avance del film lo va convirtiendo poco a poco en una obra cada vez más insólita y surrealista, en la que el argumento se diluye y se pierde todo el sentido, en pro de la contemplación y la presentación de situaciones totalmente absurdas. En base a esto podemos entender cómo en mitad del film, y sin tener relación con la historia, se nos presenta una historia de amor entre una estufa catalana que recita haikus en japonés y una chimenea. O que los protagonistas posean poderes místicos y que tengan que masturbarse o tocarse los lóbulos de las orejas para activarlos.

 

la_distancia_film_still_4

 

La película lleva al espectador a abandonar cualquier atisbo de lógica y lo sitúa en una posición contemplativa para disfrutar del placer de las composiciones y la mimada fotografía y sonido del film. Es en este aspecto en el que la película alcanza verdadero interés, el de contemplar el recorrido incesante de los protagonistas a través de los paisajes fríos y montañosos, y no en la resolución de un argumento que no llega a alcanzar el clímax en ningún momento.

Cabe destacar un detalle de la película, y es que está rodada en ruso, sin existencia de una versión doblada (por deseo del director). Según el director esto daba una nueva dimensión a la película, dando la impresión de estar escuchando un cuento. Para salvar el posible problema de conseguir actores que hablasen este idioma, la película propone que todos los personajes hablen por telequinesis, de manera que escuchamos la conversación pero no vemos movimiento labial, desconcertando aún más al espectador.

Pero no hay que olvidar una cosa. Pese al marcado carácter internacional del film, que nos sitúa en Siberia y nos narra la historia en ruso, la película no deja de ser un producto low-cost de origen español. Las localizaciones del film están situadas en Teruel, aprovechando unas antiguas fábricas y centrales térmicas que, unidas al paisaje, realmente no parecen parte de nuestra geografía y nos remiten a un clima soviético. Esta manera de aprovechar localizaciones derruidas y lograr ambientaciones minimalistas nos remite en cierto modo al cine pobre y a estas tendencias de nuevo cine de autor.

La Distancia constituye un ejercicio de autoría y cine que va más allá de las formas convencionales y populares. Un cine que comienza a interactuar con el espectador desde el mismo título que nos remite tanto a la distancia que recorren los protagonistas dentro de la historia, como a la distancia que separa al cine convencional de las vanguardias.

 

La-distancia

Iván Moreno

Iván Moreno

Devoro acordes y vivo en el surco de un vinilo. Estudiante de Comunicación Audiovisual y apasionado del vídeo y la fotografía.
Iván Moreno

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *