Fotografías de Nicanor García y Matthias Heiderich

La fotografía arquitectónica puede ser bella

La fotografía de arquitectura siempre me resultó un tanto aburrida. Los libros de diseño que almacenan cientos de perspectivas sobre un mismo edificio nunca me acabaron de convencer, pues seguían retratando la frialdad de las construcciones grises del hombre y el ésto solo es un edificio estéticamente bonito. Por suerte, mi criterio cambió al conocer las obras de dos fotógrafos de este ámbito que con ingenio han conseguido romper con la creencia de que los edificios nunca podrán ser retratados con el fin de estimular el sentido visual de quien observa.

Os hablo de Matthias Heiderich y Nicanor García, dos artistas contemporáneos, jóvenes, procedentes de lugares distintos pero con un punto en común: hacer de la fotografía arquitectónica un arte más bello.

 

MHeiderich_ReflexionenDrei_015

Matthias Heiderich, proyecto Reflexion Drei

 

Matthias Heiderich, creativo alemán y autodidacta, va más allá de los edificios. En sí, retrata el exterior de la vida urbana, desde fachadas hasta farolas, pasando por escaleras, suelos y demás lugares inhóspitos. Podríamos decir que las bases de su trabajo son el uso de colores vivos, pero a veces suavizados bajo la fotografía analógica y la búsqueda constante de la geometría. Allá por donde uno camina todos los días y no se percata de lo que ocurre en su entorno, Heiderich verá tras su ojo analítico varias composiciones que harán crecer su obra. No solo experimenta con analógica, pero su trabajo es especialmente apreciado por esta metodología, cobrando vida a objetos y espacios inanimados. Por otro lado, también podemos llegar a confundir sus fotografías con ilustraciones gráficas. Los colores son suaves, pero tan planos, que no logramos recordar esa plasticidad tan rotunda en la vida real.

 

IANAC-MATTHIAS-HEIDERICH-3

Matthias Heiderich, serie del proyecto Color Berlin

 

Los juegos entre sombra y luz, incluso, parecen un propósito de escalas cromáticas creadas en un panel de colores a ordenador. Esta peculiaridad se refleja claramente en la colección que realizó para Cruce de Caminos, una exposición de la mano de la galería Víctor Lope Arte Contemporáneo en la que participaban varios artistas de distintas disciplinas pero bajo dos mismos conceptos: minimalismo y abstracción. Sin duda, el juego de mimetismo entre real y gráfico es una peculiaridad más del sello Heiderich, que lo diferencia de otros fotógrafos de su subgénero.

Haciendo ahora tributo a la ciudad condal – de la que estoy incondicionalmente enamorada –,  Nicanor García es uno de los miles de protagonistas que están provocando el boom artístico de Barcelona. Arquitecto, fotógrafo y gran fan de Instagram (lugar en el cual consiguió parte de su reconocimiento como artista), el barcelonés ha sabido también posicionarse a la hora de captar una de sus profesiones, la arquitectura, con un punto de vista personal. García aporta color y vitalidad a sus obras, juega con la perspectiva y los ángulos desde los que sitúa el objetivo. Pero además, sus composiciones parecen dirigirnos la mirada hacia un punto concreto, después de habernos dejado llevar por la inercia de las líneas que aparecen.

También, a diferencia de Heiderich, se atreve a incorporar a individuos interactuando con el entorno que fotografía, relevando en cierto modo la escala sobre la cual dispara al obturador y aportando dinamismo a la estaticidad de los elementos urbanos. En una entrevista realizada por Creative Mornings de su pasada exposición en el centro Arts Santa Monica, comenta cómo vincular arquitectura y fotografía le han llevado a tener una visión más amplia de su oficio: “desde lo natural a lo urbano, de la arquitectura icónica a la cotidiana o desde lo abstracto a lo personal, sintetizando todo ello en fotografías claras y precisas”.

Si bien el minimalismo protagoniza gran parte de los resultados de Heiderich y García, recalcaría los distintos caminos y recursos que han adoptado cada uno y a la vez la misma meta: retratar la belleza del entorno urbano, además de aportar un valor añadido tan difícil en arquitectura como es dar vida a un pedazo de cemento inerte.

 

10464406_299439853562055_1082366351816690404_n

Nicanor García, Blind Faith

Laura Ávila Pino

Laura Ávila Pino

Curiosa, un tanto creativa y muy lunática. Entusiasta, fanática de la ilustración, el diseño, la tipografía y la cultura urbana.
Laura Ávila Pino

Latest posts by Laura Ávila Pino (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *