Interior de la Mezquita de Córdoba.

La Mezquita de Córdoba: desarrollo arquitectónico

La Mezquita de Córdoba es un edificio vivo, un edificio que ha ido cambiando su configuración conforme al gusto de diferentes culturas y personalidades. Por eso en este texto vamos a hacer un repaso histórico de los sucesivos cambios producidos a lo largo de los siglos.

Desde el año 711, cristianos y musulmanes compartían la Basílica de San Vicente para sus respectivos cultos, hasta que en el 784/785 los musulmanes compran su parte a los cristianos para demoler la basílica y construir una mezquita. Se comienzan las obras por orden del Emir Abd Al-Rahman I y al año siguiente ya se empieza a utilizar, aunque aún no estaba acabada. Es una mezquita hipóstila (con patio y sala de oraciones) de planta cuadrada. Un arquitecto anónimo desarrolló un novedoso sistema de superposición de soportes formado por columnas (reaprovechadas de edificios romanos y visigodos) y pilares sobre las columnas. Las columnas se unen por medio de arcos de herradura (de origen visigodo) y los pilares por medio de arcos de medio punto. Además, en los arcos se alterna piedra y ladrillo, combinación que proporciona mayor flexibilidad. Esta estructura se repite en cada una de las sucesivas ampliaciones y reformas del edificio.

En el año 788 muere Abd Al-Rahman I antes de terminarse las obras, pero estas son continuadas por Hixem I. Este Emir encarga una galería para mujeres y un alminar que no se conserva en la actualidad. En el 796 muere Hixem I y le sucede Abd Al-Rahman II. Con él, Córdoba vive una etapa de enorme prosperidad: aumenta la población y la mezquita se queda pequeña. Del año 833 al 848 la sala de oraciones se amplía considerablemente hacia el sur. Muhammad I sucede a Abd Al-Rahman II y reforma la decoración de la llamada Puerta de San Esteban. Por primera vez se coloca un alfiz como parte de la decoración de un arco, elemento que será característico del arte hispanomusulmán. Posteriormente, Abd Allah construye un pasadizo cubierto y elevado que comunicaba el palacio residencial de los emires con la mezquita para que estos no tuvieran que salir a la calle.

 

Planta de la Mezquita con las diferentes ampliaciones diferenciadas por colores.

 
El sucesor de este, Abd Al-Rahman III, se autoproclama Califa en el 929 y con ello se independiza religiosamente del Califato de Bagdad. Desde el año 936 se amplía el patio con galerías porticadas y un alminar en el muro norte del que sólo se conserva la parte inferior, actualmente en el interior del actual campanario cristiano. Su sucesor, Al-Hakam II, hace la ampliación más rica de todas entre los años 962 y 966, aunque la decoración no se termina hasta el 971. Se colocan columnas de mármol rosa y azul, arcos lobulados, techumbres de madera policromada, y los espacios importantes se destacan con decoraciones suntuosas y espectaculares bóvedas de crucería.

 

SONY DSC

SONY DSC

 

Al morir Al-Hakam II en el 976, le sucede su hijo Hixem II, pero Almanzor (su Visir o primer ministro) va acaparando todo el poder y consigue recluir al Califa en Madinat Al-Zahra. Almanzor decidió intervenir en la mezquita para acrecentar su fama y prestigio. Las obras se producen entre el año 987 y el año 994, se amplía la sala de oraciones y el patio hacia el este utilizando materiales más pobres que en las anteriores ampliaciones. Con esta intervención, la de Córdoba se convertía en la tercera mezquita más grande del mundo.

En los años posteriores se producen todo tipo de intrigas palaciegas, luchas de poder y asesinatos, hasta que en el año 1031 se desintegra en Califato Omeya de Córdoba y surgen los Reinos de Taifas. Desde entonces y hasta la reconquista de la ciudad por los cristianos en el año 1236 no se intervino en la mezquita. Desde la reconquista, la mezquita pasa a ser catedral y se comienza su cristianización con la construcción de capillas que introducían el gótico y el mudéjar. Con los Reyes Católicos se comienza la construcción de la actual catedral destruyendo una parte de la ampliación de Abd Al-Rahman II y otra de la de Almanzor. Es un edificio que mezcla estilos como el gótico final, el plateresco, el renacentista y el barroco, ya que las obras no se terminaron hasta el siglo XVIII. Las últimas intervenciones en la mezquitas se produjeron en los siglos XIX y XX con varias restauraciones.
 

Vista aérea de la Mezquita de Córdoba.

Vista aérea de la Mezquita de Córdoba.


 

Lucía Ramos Martín

Lucía Ramos Martín

La búsqueda de la belleza ha marcado toda mi existencia, por eso estudié Historia del Arte y por eso escribo sobre arte, para disfrutar de él compartiéndolo.
Lucía Ramos Martín

Latest posts by Lucía Ramos Martín (see all)

1 comentario
  1. Diego
    Diego Dice:

    Me ha resultado muy interesante este trabajo. Lo encuentro bien estructurado y muy completo. Muchas gracias

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *