imagen-arriba-nueva

Snail Mail, el correo tradicional no ha muerto

“It is not dead”. El correo tradicional, tal y como lo conocíamos en el pasado, casi no existe por culpa de internet y la continua y creciente digitalización que lo está invadiendo prácticamente todo. Cartearse era un hobby en auge a finales de los 80, cientos de jóvenes hacían amigos por correspondencia gracias a las célebres revistas para adolescentes de la época, con sus secciones específicas para estos menesteres. Hoy parece que esas aficiones se han perdido y no tienen cabida en el actual reinado de la tecnología, que ha ido diluyendo estos hábitos con el paso del tiempo. Pero, nada más lejos de la realidad, este método de comunicación aún no ha dicho su última palabra; el correo tradicional no ha muerto. Envuelto en la magia de la creatividad, ha evolucionado de forma sorprendente, ha llevado a cabo una sublime metamorfosis y se ha convertido en todo un arte que lleva por curioso y simpático nombre Snail Mail.

 

 

Si eres un/a adepto/a, en este post te mostraré algunos ejemplos y encontrarás ideas para tus próximos envíos. Si eres nuevo/a, conocerás el espíritu que impulsa el arte del correo bonito y la terminología propia del #snailmail, uno de los hashtags más populares de Instagram relacionado con el mundo de las manualidades.

Snail Mail es, en manos de algunos/as amantes del papel, toda una disciplina artística que entronca con el scrapbooking, una suerte de collage libre y personal del que ya habíamos hablado con anterioridad. Sigue sus mismas técnicas y motivaciones, comparte materiales y procesos creativos, pero da un pasito más allá, convirtiéndose en el complemento ideal, pues crear para los demás y no solo para ti supone para los aficionados a este arte una motivación extra que con el tiempo se vuelve de lo más adictiva.

 

Be my penpal

La palabra penpal proviene del inglés y puede traducirse como amigo por correspondencia. Es la persona que recibe tu correo y a su vez te hace llegar un pedacito de su creatividad en forma de carta o paquetito. Grandes, pequeños, de muy diferentes formatos, estos correos no siguen normas escritas, son pura libertad creativa y, básicamente, se van configurando al dejar volar la imaginación. No obstante, es interesante seguir una temática o basar el envío en unos mismos tonos o colores. Seguir una línea estética a la hora de crear tu correo ayuda a definir tu estilo y, como en el arte, configura tu carisma y te hace reconocible.

 

Just posted a penpal video to my YouTube channel! ❤️

A post shared by Jordan Clark (@jordan.e.clark) on

Las chuches

Son dulces y no engordan. El concepto que tenemos de chuches cambia un poco hablando de Snail Mail. Para las scraperas, las chuches son las pegatinas, adornos de madera, etiquetas, chapas, recortables, botones, washi tape o todo aquello que tu penpal te quiera mandar. Lo importante es que esos regalitos sean creados de forma artesanal al menos en su mayor parte. Las chuches pueden utilizarse para diseñar nuevos correos o tal vez para reenviarse nuevamente cuando la temática lo precise, y suelen acompañarse de una pequeña carta a modo de presentación, donde los penpals se cuentan cosas para conocerse un poco.

La ilusión de ir corriendo a abrir el buzón por si había carta parecía algo añejo, pero el arte del correo bonito ha vuelto a poner de moda esa inocente sensación. Snail mailers, declarados o en ciernes, después de todo lo que aquí hemos visto sobre el correo tradicional, podemos decir sin temor a equivocarnos “it´s alive”.

Chus Valero

Chus Valero

Enamorada de las "cosas bonitas", tratando de explicar qué fuerzas determinan el éxito de una labor gráfica pero demasiado soñadora como para que eso del éxito tenga importancia.
Chus Valero

Latest posts by Chus Valero (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *