Imagen principal de Xavier Dolan

Xavier Dolan: la mujer independiente (y madre a veces)

Es director de cine, actor, tiene 26 años y nació en Montreal, Quebec, Canadá. De quien estamos hablando es de Xavier Dolan, que no sólo triunfó en el Festival de Cine de Cannes en 2014 con el premio del jurado por Mommy, sino que en 2015 volvió en calidad de jurado. Muchas son las que lo adoran, otras muchas personas lo critican. Sin embargo, es indiscutible el gran manejo que tiene de la cámara y el montaje. A través de travellings cámara en mano y sus peculiares guiones, siempre consigue transmitir al espectador un gran sobrecogimiento. Aparte, Dolan ha sido el encargado de dirigir el videoclip de Hello, de la cantautora británica Adele.

 

La actriz Anne Dorval en J'ai tué ma mère (2009)

Anne Dorval en el papel de Chantal Lemming en J’ai tué ma mère.

 

El canadiense lleva ya cinco películas, todas ellas bastante distintas. No obstante, hay unos cuantos ejes de unión que conforman el estilo propio de Dolan. Y uno bastante peculiar es el papel que juega la mujer en sus películas. En su discurso tras recibir el premio del jurado en Cannes, Dolan hacía mención a The Piano de Jane Campion, ya que esta película le ha ayudado a definirse tal y como es, y a escribir guiones de películas con personajes femeninos protagonistas, mujeres con una gran valentía y con una fuerza extraordinaria. “No victims, no objects”, decía el canadiense a escasos metros de la entonces presidenta del jurado Jane Campion.

 

Imagen principal de Xavier Dolan

Xavier Dolan, en el papel de Hubert en J’ai tué ma mère.

 

Podemos observar en su ópera prima J’ai tué ma mère (2009) el personaje de Chantal, una madre soltera a cargo de su hijo de 16 años, Hubert. La historia relata la mala relación entre madre e hijo y cómo, a medida que pasa el tiempo, va empeorando esta relación. Chantal es aparentemente una mujer que piensa únicamente en sí misma, que tiene una actitud pasota ante la vida y cambia de opinión constantemente. A medida que transcurre la trama, Hubert graba vídeo-diarios diciendo que odia a su madre, que no le gusta su actitud y que no soporta ser su hijo. Esta mala conducta hace que su madre tome la decisión de llevarlo a un internado.

Prácticamente al final de la historia, a Chantal le llaman desde el colegio donde estaba internado su hijo y le comentan que Hubert puede que necesite una figura masculina en su hogar. Esto hace que Chantal entre en cólera y le recrimine al director del internado que, si pensaba que una mujer no puede cuidar a su hijo sin un padre, estaba muy equivocado. Aquí es donde podemos observar que Chantal hace todo lo posible por cuidar de su hijo y que tengan una buena relación. Lo más interesante de este personaje es que, aún a pesar de que las cosas le están saliendo mal en relación con su hijo Hubert, ella sigue adelante, sin ayuda de nadie.

 

La actriz Suzanne Clément y el actor Melvil Poupaud en Laurence Anyways (2012)

Suzanne Clément y Melvil Poupaud en los papeles de Fréd y Laurence en Laurence Anyways.

 

En Laurence Anyways (2012) tenemos el caso de Laurence, una mujer transgénero que sale del armario a finales de los años 80 y que necesitará el apoyo de su pareja Fréderique. No obstante, este será el inicio de todos los problemas entre ellas. Las mujeres transgénero, al igual que las lesbianas o las mujeres negras, por poner un par de ejemplos, son doblemente discriminadas, ya sea por su doble condición de transgénero y mujer, de homosexual y mujer o de negra y mujer, respectivamente. Esto no se debe olvidar ni como espectador ni como persona en ningún momento. Es gratificante que encontremos films en los que estos personajes se vean claramente representados y así intentar normalizar esta situación de pesadumbre en el ámbito social de las mujeres.

Finalmente, en su último largometraje Mommy (2014), observamos el personaje de Diane Després, madre viuda de Steve, un chico de 15 años violento e hiperactivo. Diane tiene que lidiar con el hecho de tener de vuelta a su hijo después de ser expulsado de un internado por incendiar una sala del centro y a un compañero suyo. La historia tratará sobre la manera en que Diane va a llevar la situación y cómo una vecina un tanto misteriosa, Kyla, le ayuda. El personaje de Diane es uno de los más complejos de Dolan ya que, a pesar de intentar avanzar en su vida tanto en lo personal como en lo profesional y, por supuesto, de cuidar a Steve, tendrá que tomar decisiones muy importantes que le pueden afectar en el futuro. Finalmente tomará una mala decisión que, en efecto, cambiará el rumbo de su vida. Estos errores son humanos, están a nuestro alrededor, y Dolan lo ha sabido plasmar a la perfección en Diane, una mujer que sin ningún tipo de ayuda, con un hijo problemático, consigue mantener una vida más o menos tranquila.

 

La actriz Anne Dorval y el actor Antoine-Olivier Pilon en Mommy (2014)

Anne Dorval y Antoine-Olivier Pilon en los papeles de Diane y Steve en Mommy.

 

Xavier Dolan ha declarado en numerosas entrevistas que cuando escribe un guión lo hace pensando en alguien que pueda interpretarlo. Esto supone que el canadiense tenga actores y actrices fetiche en los que confía para sus películas, como es el caso de Anne Dorval o Suzanne Clément. Estas mujeres han sido capaces de interpretar el amplio abanico de papeles de mujer que Dolan ha ido escribiendo a lo largo de su corta carrera en el mundo del cine, algo que es digno de mención.

En el Star System norteamericano se ha intentado reforzar habitualmente una única figura de mujer, cosificada, sumisa, que se deja llevar por la opinión o acción del hombre protagonista, a veces tildado de héroe. Es de especial importancia que el mundo del cine —y del arte en general—, eminentemente masculino y masculinizado desde sus inicios, deje de utilizar estos recursos machistas, que al fin y al cabo sólo dan una imagen errónea sobre la realidad. Ni todas las mujeres ni todos los hombres se comportan del mismo modo. “Hombre” y “mujer” no son conceptos cerrados, sino abiertos, que cambian de significado según el contexto en cuestión. Xavier Dolan ha tenido esto último en cuenta, y, en consecuencia, su obra cinematográfica escapa de esa mirada masculina y heteronormativa del cine comercial, que poco a poco va perdiendo su hegemonía.

 

Gustavo Pérez Colomer

Gustavo Pérez Colomer

La vida es una mierda, pero el arte hace que resulte adictiva. Por eso, el arte es el camino que sigo desde que me levanto hasta que me acuesto.
Gustavo Pérez Colomer

Latest posts by Gustavo Pérez Colomer (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *