Nan Goldin

Mujeres y fotografía. Nan Goldin: emociones y relaciones

En los 70, muchas mujeres artistas buscan en los nuevos medios (performance, fotografía, vídeo) una forma más idónea de expresión para sus propuestas artísticas.

Muchos artistas de los 80 volvían la mirada hacia la foto. Era algo que, a su vez, buscaban los nuevos coleccionistas, quienes iban abriéndose paso entre la moda de aquel entonces, los yuppies, jóvenes profesionales urbanos con no demasiado dinero pero con una pasión por coleccionar algo acorde a la época que les había tocado vivir: la fotografía. La nueva fotografía era un sector que la crítica no sabía bien cómo denominar, si arte o fotografía, y que ponía en evidencia lo que ya se sospechaba desde tiempo atrás: los valores sobre los que se había conformado la historia del arte y, consiguientemente, la historia de la fotografía, habían sido inciertos y parciales. Aparecía, así, la pregunta básica que planteaba la fotografía después de la fotografía: ¿arte o fotografía? Woodward, en el dominical de The New York Times de octubre de 1989, afirmó que los fotógrafos de los 80 eran más artistas que fotógrafos, discusión que hoy en día no tendría ya sentido alguno, pero que en aquel momento parecía relevante.

Los artistas de los 80 presentan un posicionamiento político que replantea la historia del arte y, por lo que parece, también la historia de la fotografía. Es más, es el conjunto de artistas de los 80 el que rompe con lo sagrado del arte a través de la foto, y viceversa.

En los Estados Unidos, un ejemplo muy significativo es Nan Goldin, así como los otros fotógrafos que la crítica denominó “Five from Boston”.

Nan Goldin piensa en la cámara fotográfica como una parte de su cuerpo, como un verdadero ojo que almacena impresiones y experiencias. Para ella, las fotografías se han convertido en “una voz que no quiere ser censurada, silenciada u olvidada, que no desaparece”. Comenzó a tomar fotografías cuando la memoria de su hermana mayor, que se suicidó, comenzó a desvanecerse.

A la edad de catorce años, Goldin se alejó de sus padres y hermanos y buscó una nueva comunidad entre sus amigos. Acompañó a esta “familia” en constante crecimiento con su cámara fotográfica en todas las circunstancias de su vida y, a menudo, llamó a su obra su “diario visual” — “Mi vida es mi trabajo“.

 

Nan Goldin autoretrato

Nan Goldin, autorretrato

 

En el autorretrato, Goldin utiliza la cámara fotográfica “para entrar en mi piel otra vez, para llegar a conocer mi cara y mi entorno de nuevo”. Se vio a sí misma en un estado maltrecho, la cara hinchada y los ojos inyectados en sangre, pero en su provocativo pintalabios de color rojo brillante hay un poder de resistencia que no admite ningún rastro de autocompasión, a pesar de la clara demostración de una herida exterior e interior.

Muchas de las fotos de Goldin son fotografías de la vida de grupos marginales; una vida que, según dice Nan Goldin, no sólo pertenece a ellos. Conoció la violencia, tomó drogas, vivió en el entorno homosexual y del trasvestismo y perdió amigos por el SIDA. Una vida entre el glamour, la autodestrucción y la muerte.

Goldin fotografía sólo a aquellos amigos que han dado su consentimiento: “En el momento en que hago las fotos hay una complicidad, una colaboración, pero es más tarde cuando la persona puede sentirse vulnerable y expuesta. Y en algunos casos retiro las fotos de la circulación.” Esto muestra cómo Goldin respeta la privacidad de sus modelos, a pesar de que la invade de manera evidente con los títulos de las fotos, en los que aparecen nombres, lugares y fechas.

 

 

Animó a sus amigos a ser ellos mismos; les dio la oportunidad de descubrir sus identidades en el juego de roles frente a la cámara fotográfica. Pero Goldin nunca impone sus propias ideas en sus modelos.

En sus fotografías, Goldin no sólo cuenta la historia privada de cómo ella y sus amigos crecieron seguros de sí mismos o de cómo encontraron sus identidades, sino también de los sueños de convertirse en alguien diferente, como una estrella del mundo del cine y de las revistas de moda que compiten por la atención a través de escenas de sexo y violencia.

Los amigos de Goldin imitan el comportamiento de las estrellas y modelos con el fin de tomar prestado algo de sus auras. Eso significa que no sólo la fotógrafa sino también los intérpretes están inspirados por los medios de comunicación. Al mismo tiempo, las fotografías son la declaración de su puesta en escena sexual y de una vida que se opone a las convenciones sociales.

 

Nan Goldin

 

A principios de los años 70, Goldin hizo amistad con los travestis. Más tarde, se recogieron las imágenes de este entorno en el libro The other side, donde se muestra un mundo brillante de vestidos extravagantes y poses. Pero Goldin fotografió a los travestis no sólo en sus concursos de belleza semanales, sino también de forma privada, en su vestuario cotidiano y de “camuflaje”. La artista los acepta tal y como se ven y quieren ser vistos por los demás. “Yo tenía un enorme respeto por el valor que mis amigos tenían en recrearse a sí mismos de acuerdo a sus fantasías”.

En su principal trabajo desde los años 80, Ballad of Sexual dependency, Goldin representa en una muestra de cientos de diapositivas el desarrollo de las mujeres y los hombres que en su lucha por la autodeterminación han abandonado el estilo de vida burgués. Euforia y depresión, sed de vida y miedo a la muerte se expresan en la búsqueda insaciable por el cuerpo del otro. Con incesante franqueza, Goldin muestra continuamente cuerpos desnudos que se lavan, se bañan o hacen el amor. Pero ellos no muestran debilidad. Artista y espectador se enfrentan abiertamente. La sexualidad y las emociones son revelados por la fotógrafa, pero igualmente son comunicados por los modelos.

 

The ballad of sexual dependency

The ballad of sexual dependency

 

Una y otra vez, Goldin aumenta el poder de sus imágenes mediante la vinculación de fotografías individuales para formar series complejas, como los disparos de su amigo Cookie Muller, que fueron tomadas durante varios años. Para el libro A double life, ella, junto a David Armstrong, hizo una selección a modo de testimonio de la amistad. El montaje de las fotografías es especialmente contundente, y se ha ampliado y reorganizado para cada presentación con el fin de mantenerse al día con los cambios en los estados de ánimo, sentimientos, impresiones y recuerdos. Goldin dice: “Yo no creo en el retrato singular. Creo sólo en la acumulación de retratos como representación de una persona. Porque creo que la gente es realmente compleja”.

Riccardo Giamminola

Riccardo Giamminola

Autor at mirandoelarte
Crítico, periodista, comisario, blogger o simplemente locamente enamorado del arte. Arte no solo como placer estético, sino como espacio de confrontación e intercambio social y cultural.
Riccardo Giamminola

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *