Sydney Opera House rebranding diseño imagen corporativa

Rebranding: busque, compare y rediséñelo mejor

Con el inevitable y casi imperceptible paso del tiempo vamos evolucionando sin perder nuestra identidad y vamos llevando a cabo progresivos cambios de imagen, pues, como seres humanos sociales que somos,ya no digo fashion victims— las modas nos invitan a manifestarnos en sociedad envueltos en nuevas formas estéticas. Y, si no hacemos esta transformación de manera natural y vamos quedando rezagados, ya se encargarán de recordarnos por todos lados que debemos modernizarnos y punto. Renovarse o morir. Renovarse, claro, pero siempre respetando nuestro carácter personal y jamás perdiendo nuestra propia esencia. Y es que vende más la imagen que el interior, siempre se ha dicho, aunque existan, también es cierto, esas personas que con su halo especial de convicción y carisma hacen gala con orgullo de poseer su propio estilo, y haya algunas, muchas quizá, que sigan estando al día por el simple hecho de que vuelva lo vintage.

Y, dicho todo lo anterior, hablamos de logotipos, pues lo mismo ocurre con las marcas. Con el paso del tiempo, algunas van introduciendo paulatinamente pequeños cambios en su imagen, a veces muy sutiles. Rebranding se llama esto de rejuvenecer o acicalar los logos para que no se queden anticuados e impulsar de nuevo las marcas. El estudio pormenorizado de toda una serie de aspectos alrededor de una marca y su trayectoria nos revela la necesidad o no de tales modificaciones. En ocasiones, el paso del tiempo es tan cruel que hace indispensables y necesarios ciertos cambios de imagen que manifiesten una evolución corporativa que refuerce su posición en el mercado. En otras, como ocurre con algunas afortunadas personas o el buen vino, las marcas envejecen tan bien que pueden llegar a mantener inalterable su imagen corporativa por largos periodos de tiempo. Son muchos los aspectos que van a sugerir la conveniencia de rediseñar la identidad corporativa de una marca.

 

Imagen corporativa de la Sydney Opera House en Australia, de corte minimalista, esquemático, sutil y dinámico

The Sydney Opera House luce en su logotipo una elegante, sencilla, limpia y evocadora composición geométrica

 

Uno de los ejemplos más actuales y fabulosos de rebranding lo tenemos en la renovada imagen corporativa del conocido edificio de La Ópera de Sídney, que basa su dinámica estética en la propia estructura en forma de velas o aletas de pez. La construcción constituye el diseño arquitectónico más famoso de su creador, el danés Jørn Utzon, que en 1957 dio forma a uno de los mayores éxitos de su carrera, su obra maestra, declarada en 2007 Patrimonio de la Humanidad y el sitio perfecto junto al que hacerse un selfie que bata récords de likes.

Ese fue exactamente uno de los motivos que impulsaron al cambio o, mejor dicho, refuerzo de imagen, al percibir sus responsables que al cabo del año eran muchos más aquellos que se fotografiaban junto a la espectacular construcción que los que accedían a su interior para ser testigos de espectáculos tanto o más mágicos que el propio enclave. El proyecto colaborativo llevado a cabo por la agencia Interbrand Australia consta. por un lado, de una tipografía diseñada en 3D en consonancia una vez más con la estructura simbólica del propio edificio, y que con un sugerente efecto de cincelado, obra del estudio Laurenz Brunner, lleva por nombre “Utzon”, como no podía ser otra manera en honor al arquitecto. Por otro lado, se vale de un atractivo trabajo de animación, creado para ser difundido en medios y plataformas digitales, de la mano del estudio de animación Collider, que ha desarrollado para el Sydney Opera House impresionantes producciones audiovisuales dignas de admirar.

Ambos recursos refuerzan y reavivan la actividad de este emblemático edificio creado para ser disfrutado, explorado y vivido no solo desde el exterior.

 

Fuente especial, tipografía corporativa, para la creación de imagen e identidad corporativa

“Utzon”, la fuente que con un inspirador efecto de relieve invita a disfrutar de la variada oferta cultural que alberga el famoso pabellón

 

Pero en esto de ponerse guapos no hay normas escritas y a veces efectuamos ciertos cambios de estética muy especiales. Eso es exactamente lo que han hecho en HP con motivo del lanzamiento de sus dos nuevos productos premium, los portátiles HP Spectre con pantalla de 13,3 pulgadas y diseños de Tord Boontje y Jess Hannah, respectivamente. Dos artículos de lujo con incrustaciones de diamantes y chapados en oro de 18k bien merecían que ese importante toque de distinción y elegancia fuera aplicado también al logo, algo perfectamente conseguido por el prestigioso estudio de diseño Moving Brands, que ha trabajado entre otros para SONY, Netflix o Google Play, y responsable de este nuevo pero puntual aspecto del logotipo de HP que sólo se aplica en estos dos portátiles, los más delgados de la firma HP hasta la fecha.

 

Logotipo de la marca HP para dos productos premium, rebranding de lujo

El nuevo logo de HP para los dos exclusivos productos refleja a la perfección la excepcionalidad, minimalismo y extrema elegancia de estos lujosos portátiles.

 

Una imagen corporativa que combina lujo y tecnología, que sugiere extrema delicadeza y sofisticación y que reduce los caracteres HP a la mínima expresión, únicamente cuatro líneas, que indican claramente y a simple vista que se trata de HP. Cabe decir que los beneficios obtenidos en subasta con estos espectaculares y vistosos portátiles de edición limitada se destinarán a apoyar la actividad de la Fundación Nelson Mandela sin ánimo de lucro, creada en 1999.

 

Lujo y sofisticación en el diseño de identidad e imagen corporativa

El modelo HP Spectre by Tord Boonje exhibe un elegante estampado floral creado en oro de 18 quilates y cristales de Swarovski sobre un sobrio fondo de color azul marino

 

Sea como fuere, nuevos aires de identidad corporativa son justos y necesarios en alguna ocasión. Únicamente hay un aspecto primordial a tener en cuenta en esto del retoque estético, esto es, que el resultado del paso por quirófano del logo no vaya a ser peor que lo que teníamos antes. Y con esto y un bizcocho, amigos diseñadores gráficos, sólo una cosa más, be careful, no le hagamos un Zellweger a nuestros rediseños.

 

Chus Valero

Chus Valero

Enamorada de las "cosas bonitas", tratando de explicar qué fuerzas determinan el éxito de una labor gráfica pero demasiado soñadora como para que eso del éxito tenga importancia.
Chus Valero

Latest posts by Chus Valero (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *