ouijagallery1-5769ed28e7f63-1

Ouija: El origen del mal, terror vintage

Mike Flanagan, el culpable de aterrorizarnos hace un par de años con Oculus: El espejo del mal, regresa con la precuela de Ouija. Su antecesora, que adaptaba el famoso juego de Hasbro, fue duramente destrozada por la crítica (aunque razones tampoco les faltaban).

Sin embargo, Flanagan ha sabido evitar los errores de la primera y se ha alejado bastante del concepto de terror teen barato que caracterizaba a la cinta de Stiles White. En esta ocasión, los protagonistas son una madre y sus dos hijas pequeñas que se dedican a realizar falsas sesiones de espiritismo para que sus clientes conecten con sus seres queridos y así obtener dinero fácil. Todo se volverá más siniestramente real cuando la madre, Alice, compre un nuevo tablero de ouija.

 

Fotograma de la película

Fotograma de la película

 

Si bien la película tiene un buen prólogo en el que podemos disfrutar de la ironía de que la propia familia se dedique a estafar a la gente con falsas sesiones ocultistas, también es cierto que la trama resulta bastante simple: una casa encantada por presencias invocadas por el tablero de ouija, nada nuevo que no hayamos podido ver en otras cintas recientes como las más que notables Insidious y Expediente Warren del director malayo James Wan. Aun así, no todo es negativo en la cinta de Flanagan; tanto su estética como sus más que sobrias actuaciones son suficientes para no caer en el ridículo. Su fotografía imita la estética setentera, desde sus llamativos créditos hasta el pequeño detalle que aparece a la derecha que recuerda a la señal que avisaba a los proyeccionistas de que había que cambiar el rollo de película. También cabe mencionar, sin llegar a desvelar nada del desenlace, que se agradece que su final no sea tan previsible como es el caso de las películas de James Wan.

En definitiva, Ouija: Origen del mal no será un ejemplo de originalidad en el género, pero resulta solvente y convincente y mucho mejor que su predecesora.

 

Fotograma de la película

Fotograma de la película

María Bustos Segarra

María Bustos Segarra

Tres cuartas partes de mi cuerpo son agua, el resto es cine. Estudiante de Comunicación Audiovisual y fotógrafa en mis ratos libres.
María Bustos Segarra

Latest posts by María Bustos Segarra (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *